Y la culpa es de…

Star Trek Discovery
Star Trek Discovery. Otra de multiversos
junio 7, 2018

Y la culpa es de...

He leido un par de artículos en menos de un mes en que padres, profesores y psicologos andan tremendamente preocupados por un videojuego llamado Fornite, que efectivamente es el juego de moda hoy por hoy.

El primero de los árticulos que leí fue una serie de generalidades sin profundizar demasiado en el tema, pero alertando de los "peligros" de los videojuegos.

Hoy me acabo de topar con una historia de una niña de 9 años enganchada a Fornite y, tampoco sin entrar en grandes detalles, como de "malos" son los videojuegos.

Y no voy a ser yo el que niegue que algunos videojuegos, sobre todo los de caracter competitivo, tienen una parte que puede llegar a ser adictiva, pero también esperaba en alguno de estos artículos que se enfocasen en los culpables principales del caso, los padres.

Porque en el caso de la niña de 9 años y, supongo que en muchos de los casos similares, nos encontramos siempre con la dejadez de los padres. Me gustaría echar un vistazo a lo que no dice el artículo sobre los padres. Vamos por partes.

Paso 1 - Comprar una consola

Una decisión de los padres que me parece acertada. Desde mi punto de vista el acceso a la tecnología debe hacerse de manera temprana, pero siempre controlada y aquí es donde los padres de esta niña han cometido el error más grave a mi parecer. Comprar la consola y olvidarse del tema. Comprar una consola no es como comprar un Dipper o un chicle para que el niñ@ esté contento. Comprar una consola para un niñ@ de 9 años, al igual que cualquier otro dispositivo tipo movil, tablet, portatil..., es una responsabilidad que no acaba al pasar la tarjeta de crédito por el lector. Hay que saber lo que compras, como funciona y, sobre todo, como usar el Control Parental que todos, repito, todos estos dispositivos tienen en mayor o menor medida. En la mayor parte de estos casos los controles parentales ya hubiesen terminado con este caso en concreto antes de empezar.

Puede que alguien diga algo como "es que a lo mejor los padres no sabían configurarlos o puede que no supiesen que existían". Claro, entiendo que este puede ser un caso. La actual generación de padres tiene que lidiar con unos cambios tecnológicos que a veces no conocen o puede que les superen.... o que les de lo mismo. Lo siento, no es un eximente. Los padres tienen que aprender a cambiar pañales o a controlar la alimentación de sus hijos y también deben controlar la tecnología que colocan a su alrededor y como se usa.

En esto no hay excusa, si unos padres compran una consola a su hij@ deben aprender a manejarla y configurarla antes de ponerla en manos del niñ@

Paso 2 - Pagos y Descargas online

Siguiendo con el tema del Control Parental, hay que recordar que Fornite, el "culpable" de este caso, tiene una calificación PEGI 12. Es decir que una niña de 9 años nunca debería haber podido descargarse este juego. De nuevo dejadez de los padres sobre lo que hace su hij@ con su dispositivo. Las indicaciones de edad de los juegos están para algo más que para decorar las portadas de los juegos.

Siguente cagada de los padres, activar los pagos online en la consola, también sin control según el artículo puesto que se dieron cuenta de los cargos en la tarjeta de credito cuando las cosas en el colegio le empezarón a ir mal a la niña y fueron avisados por la profesora.

Este tema de las tarjetas de credito ya es un caso de manual. No se cuantos casos de niñ@s usando tarjetas de cretido de los padres sin ningún tipo de control he visto ya en la red. Cientos, miles, probablemente millones. Cada cual hace con su dinero lo que quiere, pero ¿realmente dejar que una niña de 9 años tenga acceso a gastar sin control de la tarjeta dice algo positivo de los padres?. Lo siento, yo creo que no.

No me parece mal que la gente gaste algo de dinero en microtransacciones en juegos. Yo mismo he picado alguna vez. Pero en el caso de los niñ@s es un error muy grave que sumado al resto de errores hace que lleguemos a casos como este.

Paso 3 - No darte cuenta

No soy padre. No se exactamente como de grande es la preocupación de un padre o madre por sus hij@s, pero quiero suponer que es máxima. Es decir, si yo me preocupo porque mi moto de repente hace un ruido raro y mi preocupación es 10 en una escala de 1 a 10, quiero creer que si un hij@ tose dos veces seguidas, o está cansado de manera constante o se vuelve huraño de repente la preocupación debe ser 10000 o más. No entra en mi cabeza que unos padres no se den cuenta de eso.

Como ya he dicho antes no soy yo el que vaya a decir que los videojuegos no tienen un componente adictivo. Lo tienen, sin duda. Por eso nos gusta jugarlos. Igual que lo tienen los deportes en general. Esa pasión por la competición suele llevar siempre acarreado este tipo de componente adictivo. Por tanto hay que tomarselo muy en serio, sobre todo en menores. Pero hay algo que también es importante para los padres. Teneis herramientas para minimizar todos los riesgos con dispositivos electrónicos. Nadie puede decir que no las tiene, como mucho podeis decir "yo no sabía", pero eso os hace culpables de irresponsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *