Pan para hoy, hambre para mañana

Endogamia Informativa
Endogamia Informativa
octubre 24, 2017
Ready Player One
Ready Player One?. No
abril 3, 2018
Isaac Asimov escribió en uno de sus libros sobre La Fundación (no recuerdo exactamente en cual) que las ideas no se pueden destruir. Se pueden debilitar, pero nunca desaparecen. Lo explicaba con un ejemplo sobre un planeta que en medio de un vasto imperio galáctico decidió creer que dicho imperio no existía y que todo era un engaño de sus gobernantes para tenerlos controlados. Que las naves de suministros imperiales eran una mentira, así como sus soldados. Con el tiempo la idea decayó, pero aun tras miles de años un pequeño grupo de “creyentes” seguía pensando que el imperio no existía.
Aquí, en el mundo real, podemos ver también muestras de ello. Seguro que podríamos encontrar gente que aún creyese que la tierra es plana, o que el Sida es un castigo divino. Una idea no desaparece nunca, siempre hay alguien que se la crea, por la razón que sea.

Por eso el tema de Cataluña no se resuelve metiendo gente en la cárcel. No me interpreten mal, estoy totalmente a favor de la acción de la justicia y no creo que se equivoque al meter al ex gobierno de la Generalitat en la cárcel, pero esto es una consecuencia, no una solución como algunos quieren verlo.

Que Junqueras y compañía hallan terminado en prisión preventiva es consecuencia de sus actos y además lo sabían (y algunos dirán que lo buscaban), pero no nos equivoquemos pensando que esta es la solución. Es pan para hoy, hambre para mañana.

Allá por el 2010 conocí a una estupenda mujer. Jugadora online, friki como yo, inteligente… e independentista hasta la médula. Eso no fue motivo para echarme atrás ni mucho menos y acabé teniendo una relación sentimental con ella. Las circunstancias nos separaron y ya no volví a saber de ella tras terminar la relación, pero supongo que ella seguirá siendo independentista más aún de lo que ya era antes, que ya es decir.

Hoy me pregunto que pasaría si me la volviese a encontrar. Probablemente nuestra conversación sería tensa ya que ahora estamos en lados distintos de la línea. Y se perfectamente que el hecho de que Junqueras y sus compañeros estén en la cárcel no ayuda en nada para que, si algún día me la vuelvo a encontrar, podamos hablar amistosamente como personas que una vez se quisieron.

Por eso, aunque la justicia esté actuando como debe hacerlo esto no debe ser una señal para nadie de que el problema está encarrilado. Debe ser una señal para seguir trabajando, para intentar convencer al mayor número de personas posible a compartir un proyecto común para España, pero sabiendo que las ideas no se pueden destruir ni hacer que desaparezcan y que siempre habrá personas a las que no podamos convencer. Y eso es bueno. Las ideas se combaten con más y mejores ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *